FUERZA VITAL

LOLITA (Stanley Kubrick, 1962)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 3, 2010

Es estupendo que todavía haya películas que al verlas piense: “¿porqué he tardado tanto tiempo en ver esta peli?”. Así me ha pasado con “LOLITA”. Una peli fantástica en la que el registro de los silencios, las pausas y los gestos de Humbert Humbert (interpretado por el temible James Mason) hacen de ella un cachibache muy tenso y guarro. Se palpan unos subterfugios muy chungos que supuran vicio, laicismo, soberbia y deformación de la realidad. Obsesiones que se cruzan con Mr. Bean y Jacques Tati junto con lo exagerado y superfluo de una mujer triste e insatisfecha, muy psicópata todo. ¿Hitchcock y su bisturí?

No me he leído la novela de Nabokov, tengo que decirlo. No sé si empezará por el final como hace la peli de Kubrick pero esa estructura es polémica y difícil. Es gustosa pero a la vez es muy cinematográfica, muy visual ya que todo de repente se centra en Peter Sellers, que actúa como punto de fuga para el espectador, un espectador que está rodeado de gente apática y antisocial. Y así no hay respiro en una peli que dura 150 minutos y que sigue a unos personajes que huyen de aquí para allá. Es extraña la sensación de no-movimiento que transmite Kubrick. El estatismo, el estar corriendo sobre una rueda de hámster, sobre una bovina de gimnasio… el paisaje no siquiera cambia, la gente ni siquiera cambia. Todos son unos cotillas que viven en casas suburbiales y lujosas con jardín. No hay desplazamiento pero sí movimiento. Algo que se encoge y se retuerce. El deseo como el off, lo que no pasa.

Es el morbo de los 60, en todos los sentidos. “LOLITA” es mucho cine, en cada rincón de la pantalla, cada vibración sonora. El héroe antipático y el inicio futuro como en “THE MAN WHO SHOT LIBERTY VALANCE” (John Ford, 1962) del mismo año. Los ejes y los contracampos sirven como significante. Véase la secuencia en la que están Humbert y su mujer, justo después de la elipsis de la boda, y se ve fragmentado a un lado de la cama la pistola y al otro el retrato de Lolita. La literatura aparte, ya se encarga Kubrick de convertirlo en cine y de ofrecernos una peli total, sustentada en el ritmo visual y en las continuas elipsis como latidos del corazón. No es una peli de Howard Hawks (“HATARI”, “RIO BRAVO”, “SU JUEGO FAVORITO”…) y lo convexo toma presencia. Lo torcido e inclinado, lo tragicómico hasta la locura en espiral, como en “DETOUR” (Edgar G. Ulmer, 1945).

Tagged with: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: