FUERZA VITAL

UNCLE BOONMEE RALEUK CHAT (Apichatpong Weerasethakul, 2010)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on diciembre 2, 2010

Es una maravillosa tomadura de pelo. Es cuando como sientes que se están riendo de todo, levantando los cimientos, algo como el punk pero sin rabieta, siempre con una elegancia pausada que es el fin en sí misma. Una melena larga que se separa, cada pelo, al viento para después darte un latigazo en la cara, en la mejilla sonrojada con olor a sopa de gambas o a flor de limón. Mi sueño rural es tener una granja de abejas, panales de miel que es como chicle y oír ese zumbido elástico tan constante en la peli de Apichatpong. En transformación constante, el metraje se siente, sus deformaciones y sus saltos, su estructura de diferentes pisos y escalones hacia la muerte. Es algo sorprendente, mucho más que “INLAND EMPIRE” (David Lynch, 2006), en donde la cuestión de estilo hace que no haya sorpresas y no es una peli que pretende sorpresas ni mucho menos, es otra historia, algo distópico de afuera a dentro.

La peli tailandesa es toda una deconstrucción del cine de terror, menciones a las películas embrionarias de la Universal como “THE MUMMY” (Karl Freud, 1932) o “DRACULA” (Tod Browning, 1931). El humo que inaugura la peli, al lado de una vaca y sus reacciones. ¿Metáforas con mala leche? La sensatez hiriente que contiene la peli de Apichatpong es una luz cegadora que mata. Lo poético que se contiene en una cueva como útero, y a la vez algo directo y básico, se convierte en realismo mágico pero nada más tórrido que una mujer bella en su interior que se despoja de sus joyas sumergiéndose en las aguas de un estanque donde hay unos peces gustosos. La conexión con la naturaleza, un purismo estético que hace volar a la mente, de manera romántica, algo naif, algo muy grato. Algo que trasciende lo fantástico y puede mantener sin miedo a un hombre peludo oscuro con los ojos rojos en una mesa junto a un fantasma y a un hombre con problemas de riñón. El instante mágico como instante mágico, ni más ni menos. Algo que reinvestiga la pausa fantástica, el miedo del terror y el ¿por qué? de películas como “HALLOWEEN” (1978) de Carpenter, “ALIEN” (1979) de Scott o “PREDATOR” (1987) de McTiernan. El humor de Schaffner en “THE PLANET OF THE APES” (1968) o un tesón ridículo tendente a lo Kevin Smith en sus obras maestras “CLERKS” (1994) y “MALLRATS” (1995). Lo turbio misterioso de una tridimensionalidad deslumbrante, en el espacio se notan los niveles, los objetos más cercanos y los lejanos, como un fresco que se hunde, un velo que se vuelve cóncavo. Hayao Miyazaki en su “PRINCESS MONONOKE” (1997). Una historia infantil con un sonido constante grave de fondo. Un susurro de una grandeza, una reinvención de ver y frotarse los ojos, pellizcarse y todo eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: