FUERZA VITAL

THE SUNDOWNERS (Fred Zinnemann, 1960)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on febrero 12, 2011

Es un sentimiento de vivir que nace en el resplandor que produce ceguera por las paredes blancas de las casas. Los que pertenecen al lugar donde se pone el sol que al mismo tiempo se llaman igual que un caballo blanco de carreras. Blanco de los que dejan una estela que enseguida desaparece. Zurbarán con esa disposición de su pintura “San Hugo en el refectorio de los Cartujos” entre 1630 y 1635 (http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Francisco_de_Zurbar%C3%A1n_024.jpg). También en “La defensa de Cádiz” de 1634 (http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Francisco_de_Zurbar%C3%A1n_014.jpg) se ve como un patetismo de lo insostenible del lugar, el decorado, que es cínico y enseguida aburre. En la peli de Zinnemann se protege al nómada como un ser activo, ávido de nuevos lugares o más bien esquivo de acomodarse-encariñarse con gente de un lugar. Alguien solitario y egoísta como el personaje de Robert Mitchum que intenta ganarse la vida trasladando ovejas de un lugar a otro mientras arrastra consigo a su hijo (posible continuador del oficio) y a su mujer, todo en una Australia en claro desarrollo. Un crepúsculo que pronto les engullirá por lo que huyen como “La fuga de Logan” o Indiana Jones de la bola de piedra.

“HATARI!” (Howard Hawks, 1962) habla de la caza del animal y de la profesionalidad de un grupo de gente en una tierra exótica pero sobretodo habla de cómo el cine se aproxima como un devorador de sensaciones de ciencia-ficción. En “TRES VIDAS ERRANTES” (así se llamó en España la peli que nos ocupa) aparecen constantemente apuntes del reino animal como los grandes dueños de esas tierras australianas. Como una promoción del país, muchos de ellos emiten sus cánticos o se protegen del fuego o participan en un casi-accidente automovilístico. El caso es que los desplazamientos de aquellos polígonos-pixeles generados por Zinnemann que van apareciendo si se avanza dejan de existir y la familia de Robert Mitchum intenta crear su camino. No quiero decir “supervivencia” sino como un trayecto estanco que borra y escribe, con el papel a punto de desgastarse con los choques abruptos en las secuencia descontroladas con animales. La naturaleza que se remueve y el cine que está quieto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: