FUERZA VITAL

OSTERMAN’S WEEKEND (Sam Peckinpah, 1983)

Posted in -----REVISTAS FV-----, 08 by fuerzavital on abril 10, 2011

—- Jon Ander Ibeas —-

Espías, contraespionaje, agentes dobles. Nos encontramos en los ochenta y la guerra fría aún sigue latente, el temor a lo comunista, CIA vs. KGB, Norteamérica contra la U.R.S.S.

El agente del FBI Lawrence Fassett, con un trágico pasado, descubre a tres hombres amigos entre ellos que contactan con un agente del KGB en lo que él llama la “clave Omega”. Tras comunicárselo al director de la CIA, quien ordenó, en colaboración con el KGB, asesinar a la mujer de Fassett años atrás sin que éste lo supiera, ambos deciden que, en vez de arrestarles por colaborar con los comunistas, es mejor intentar que alguno de ellos, sino todos, se cambie de bando para pasarles información. Para lograr este propósito contactan con un amigo de los tres, John Tanner, quien es un famoso presentador en un programa de entrevistas con máxima audiencia y que tiene una cabaña en la montaña donde los cuatro suelen reunirse en lo que ellos llaman hacer un “Osterman” (en honor a uno de ellos, el guionista de Tanner) para que sea él mismo el que intente cambiar de bando a alguno de sus amigos.

Así, Peckinpah nos presenta una historia cuidada que nos obliga amablemente a prestar atención a los detalles y a seguir una narrativa con personajes muy distintos, con personalidades marcadas. La mayor parte del metraje transcurre en la citada cabaña, un espacio cerrado y pequeño donde los cuatro amigos conviven con desconfianza pero deben aparentar normalidad, dando lugar a situaciones tensas y, a la postre, extremas.

Esta película está hecha en la época del todopoderoso James Bond, espía por excelencia, quizá aprovechando el tirón, pero ésta es una historia diferente. Al contrario que la saga Bond, aquí hay un sólo escenario principal y los personajes son muy marcados, se da más énfasis a las actuaciones, lo cual se agradece.

Me ha costado encontrar un semejante contemporáneo, ya no hay tantas historias así, buenas y bien interpretadas, quizá lo más parecido que se ha hecho últimamente sea “Infiltrados”.

Hay dos cosas que me han llamado la atención en la forma de rodarla. Una es el uso de la cámara lenta en algunas secuencias, especialmente de acción, de forma recurrente y, a veces, abusiva. Me choca ver una secuencia con la escena grabada a cámara lenta desde un punto de vista y a velocidad real desde otra cámara, alternando ambos planos, da sensación rara aunque es original. En algunas otras simplemente se proyecta a cámara lenta algo sin tanta relevancia.

La otra es las escenas en las que salen mujeres desnudas, también recurrente y abusivo, desde la primera secuencia de la película mostrando el asesinato de la mujer, desnuda claro, de Fassett, que podremos ver hasta 3 veces más a lo largo de la peli, (me recordó fugazmente a la época del “destape”) hasta las escenas en que tanto Fassett como Tanner espían con cámaras secretas y con bastante voyerismo a sus amigos intimando con sus mujeres.

Una cosa que me sorprendió gratamente es el hecho de meter una escena cómica en una historia de tensión: la escena donde Fassett simula ser el hombre del tiempo cuando aparece en una tele comunicándose con Tanner y le pillan.

En esta historia habrá giros inesperados, revelaciones que enriquecen una historia inicialmente simple pero se irá complicando con cada minuto de proyección. Sobre todo debido al empleo de la televisión como arma, tanto por parte de Tanner en su programa como por parte del agente Fassett que muestra al presentador las imágenes que graban con cámaras ocultas para convencerle.

Voy a concluir con el mensaje que me ha transmitido la película: la televisión puede ser un arma muy poderosa en determinadas manos ya que da una realidad alterada, no muestra la verdad sino la verdad, una de las muchas que hay. En palabras del propio John Tanner:

Si usted quiere regresar a la realidad apague el televisor, es muy fácil, se hace con la mano y con lo que quede de su voluntad”.

—- Jon Ander Ibeas —-

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] Jon Ander Ibeas – THE OSTERMAN WEEKEND (Sam Peckinpah, 1983) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: