FUERZA VITAL

SURVEILLANCE (Jennifer Lynch, 2008)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on junio 23, 2011

—-Jorge Núñez—-

Es la película más romántica del mundo. En medio de la nada tres coches, tres partes, se cruzan con unos asesinos en serie que llevan máscaras de Trash Humpers, como de viejos quemados y derretidos por la Lluvia del Diablo de Anton Lavey. Una especie de conexión alienígena trifocal hacia un suceso misterioso lejos de la poliédrica ética “Rashomon” (Akira Kurosawa, 1950) y cerca de “Snake eyes” (Brian De Palma, 1998). En esta peli de De Palma la suciedad moral es intensa al igual que en “Surveillance” que mediante trazos de “Twin Peaks: Fuego camina conmigo” (David Lynch, 1992), del Wes Craven más cruel y del Tobe Hooper más desquiciado construye una resituación de “Alta tensión” (Alexandre Aja, 2003). Los horizontes soleados pero frescos y rectos, recordados a través de esas tres cámaras de videovigilancia (“Vigilancia” es la traducción del título original de la peli) como tres ratones en un experimento. No voy a hablar de Foucault porque no sé nada de ello pero seguro que viene al caso. También diré que Julia Ormond se parece mucho a Juliette Binoche pero la Ormond sobrecoge mucho más, es electricidad calmada, buenísima. Desde el principio se siente el ambiente tenso entre ¿FBI y policías locales? Interpretaciones con tics sobreactuados, respiraciones para expirar en una de las secuencias finales de la película cuando Julia Ormond suelta su melena al viento. Un viento turbador como antagónico del fuego del padre de Jennifer Lynch, David. Ay! esa crueldad con la imagen mostrada, con lo semi-oculto y ese montaje serio y preciso que no convierte a “Surveillance” en una pesada peli de flashbacks sino que siendo esto, no deja ese poso de trampa audiovisual y viejo truco barato. Ni mucho menos. Es una peli sincera que recuerda tanto al Aja que hemos mencionado antes como al del remake de “Las colinas tienen ojos”. Esa textura ultrarrealista que contrasta con el tipo de plano y el montaje, negando caras y ofreciendo un mural de dos ciervos y un pato en un campo de hierbas doradas. Lluvia dorada en una mezcla ultrabonita de amor y muerte, de absorber el último aliento de la víctima y de que comprender que hay dos existencias paralelas: esta y el más allá.

—-Jorge Núñez—-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: