FUERZA VITAL

WHATEVER WORKS (Woody Allen, 2009)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 5, 2011

—-Jorge Núñez—-

Una peli de Woody Allen en la que no sale Woody físicamente pero sí que se traslada de manera receptiva a la cordialidad agria de Larry David. El nerviosismo y tartamudeo del judío neoyorkino se transforma en una agresiva retórica de cascarrabias inteligente, de esos que hablan del Holocausto como algo divertido y de un campamento de concentración como campamento obligatorio de verano para que los niños descubran de lo que es capaz el ser humano. Me he reído serio a la vez que me salía humo por las orejas de tantos monólogos pretendidamente modernos a lo Groucho Marx. Una verborrea que gobierna a todos los personajes en una fábula ácida de un suicida fallido, una especie de cruce entre “Mejor… imposible” (con Jack Nicholson) y “Taxi Driver”.

Woody Allen se limpia las manos que tenía sucias de hacer churros y propone una película que se compromete a ser honrosa. En ese estilo de apreciar el trabajo, de currárselo un poco y dejar de lado ese mecanismo de trilogía en las ciudades que más pasta le dan a Allen. Retorna a su Nueva York querido y en un alarde de sencillez se recoge a un apartamento de esos con ladrillos vistos, semi-industrial y vintage, para hacer de lo rocambolesco ese leit motiv que supura en Boris (interpretado magistralmente por Larry David, creador de “Seinfield”) y recalcar la cojera paupérrimamente patética que sufre.

La otra dimensión de esta limpia película es la música y sus golpes de montaje. La clásica de Beethoven, de Vivaldi, de Mozart… que en la mitad se encuentra con la de Anal Sphincter. El montaje de imagen sucumbiendo a los golpes de música subraya la planitud de la propuesta de Allen. Ese barrio anodino, de no pasar nada y opinar mucho. Jamones con pepinillos. Se puede decir que Allen vuelve a sus inicios mediante la persona de otro cómico como Larry David y la reformulación de los monólogos mediante la era contemporánea. El hincapié de una persona hablando a cámara, el narrador, que se ve atacado por los demás vivientes que dicen que está loco porque no ven al “público”, provoca una distancia nauseabunda a la vez que es el motor de la comedia patética de un personaje límite en su mal humor.

—-Jorge Núñez—-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: