FUERZA VITAL

JULIA (Erick Zonca, 2008)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 6, 2011

—-Jorge Núñez—-

Acaba donde y cuando acaba. Termina con unas luces desenfocadas, las luces de una ciudad, las luces de la noche, las luces que cambian de color, se mueven y parpadean. Algunas se apagan pero esas no. Son círculos perfectos reflejados en la lente de la cámara. El director dice que partió de una foto de Helmut Newton en la que una exuberante pelirroja conduce un coche lujoso por las calles soleadas de Los Angeles. De ahí en claro nexo con las drogas, el alcoholismo, la muerte, la prostitución, la tristeza. Vagar por la vida. Julia no es así, es pelirroja y todo lo demás pero no es así. Hay algo escondido dentro de ella que capta la cámara. Aquello que no es visible ni explicable que además ni se ve ni se explica. No hay esquemas en esta película tan larga y ancha como la vida. Parece increíble pensar que hace un rato esa mujer estaba en un club nocturno bailando, ahora en un bosque con un río, con una careta negra, después en medio de un desierto llano de verdad… Demasiado larga y desesperante. Nihilismo total! No hay juicios ni juicismos y lo mejor es que nunca se sabe exactamente qué le pasa por la cabeza a Julia (interpretada magistralmente, una vez más, por Tilda Swinton). Me recordó por momentos a esos tejemanejes de Steven Soderberg. La foto de Newton podría ser esta, aunque aquí no hay coche.

Es una épica antropomórfica, como decía Visconti del neorrealismo. Y la cámara huye de las composiciones sabiondas, busca la estética instantánea, quizá cayendo en Iñarritu un poco pero como digo, es más Soderberg, ese desmelenamiento contenido y efectivo. No efectista. Julia “César” que hará todo por ¿? y que viaja por su mundo sin ser recompensada por ello, incluso cayendo incomprendida en el mundo de la comedia. Algo que no soporté fue ese trozo en el que forma pareja cómica de niño secuestrado repipi y secuestradora torpe olvidadiza. En el desierto, un poco como R2-D2 y C3PO en “Star Wars”. Pero tampoco cae mucho en eso, pronto empieza la tensión que explota nuestras venas y la longitud hace desesperación en todas las direcciones (tanto por lo que se cuenta y cómo se cuenta, y cuánto dura lo que se cuenta). Se agradece sobretodo las ausencias, una película que se compone de lo que le falta, del no optar por cortes videocliperos, de ir transformándose en una dura existencia en sí misma, de no haber moralina ni moraleja, aunque moraleja siempre hay en todo.

—-Jorge Núñez—-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: