FUERZA VITAL

JASON GOES TO HELL: THE FINAL FRIDAY (Adam Marcus, 1993)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 7, 2011

—-Jorge Núñez—-

En la memoria tenía un lugar enmoquetado, algo parecido a un salón con un espejo en la pared principal. Para entrar en el salón desde la puerta de la casa había un desnivel de tres escalones, como si fuera el salón un recipiente. La moqueta de color crema, los muebles tipo tradicional maderero y uno de esos cuchillos para trinchar el pavo clavado en la espalda de alguien. Lo del espejo es primordial porque ahí es donde se verá reflejado Jason, donde existe ya a los ojos de las personas es otra persona. Jason no es cuerpo físico sino un espíritu en forma de lengua oscura y verduzca que se insinúa antes de pasar de un cuerpo a otro. Los posee y así sigue matando a la gente que le detesta.

Es mi favorita de toda la saga de “Viernes 13” como lo es “Octopussy” de la saga de James Bond. ¿Qué tienen en común ambas partes de diferentes sagas? En ambas muere al principio el que se supone que nunca muere. En “Octopussy” el agente 008 muere acuchillado e irrumpe en una fiesta disfrazado de payaso con una violencia muy desagradable. En “Jason va al infierno” el asesino en serie empieza a perseguir a una chica semidesnuda, como es habitual, por el bosque de Crystal Lake y cuando llega a un claro se encienden unos focos y muere acribillado por los disparos de las metralletas y las explosiones de las granadas producidas por la policía. Explota en pedazos. Su corazón y su cabeza sobrevuelan el cielo nocturno. Ha muerto Jason. El guión es una auténtica obra maestra de lo esencial de la saga. La figura de Jason, ese hombre forzudo con machete y máscara de hockey, ha desaparecido fundamentalmente pero el imaginario sigue en la mente de las personas como un poso cancerígeno. La fuerza de la costumbre, la ausencia de un elemento clave en la vida cotidiana produce un trauma parecido al que se genera en “Megamind” cuando el malo gana al bueno. Se crea una especie de resaca bloqueadora.

Está hecha bien hasta la extenuación por exceso de todos los resortes y clichés en el momento justo. Sin pulsión dramática, sin tacto, lo que convierte a la película en una joya artesanal del cine sucio. Ese cine que no tiene complejos y piensa primero en grabar lo que toca y nunca en cómo grabarlo. Se ataca al concepto de forma apabullante y no deja un sabor de boca bueno ni satisfactorio. Más bien deja un regusto crítico y cínico de lo que es el cine y toda la ilusión por ello. Muy seriamente. A la hora de película ocurre el derretimiento del hombre que estuvo poseído por Jason: una secuencia de corte victoriana, muy a lo Fulci en “Aquella casa al lado del cementerio” y de gore físico (con la cámara que serpentea por los espacios como un alien de James Cameron). Es, en definitiva, un drama familiar con Jason que hubiera sido un buen luchador de la WWF.

—-Jorge Núñez—-

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Incitatus said, on septiembre 7, 2011 at 10:25 am

    Ésta no la recuerdo… De 007, mi preferida es “The spy who loved me”, que parece una peli de terror de la Hammer…coche submarino y todo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: