FUERZA VITAL

VAI E VEM (João César Monteiro, 2003)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 14, 2011

—-Jorge Núñez—-

He pasado una tarde con Monteiro, tengo esa sensación. Quizás sea verdad. Ha habido una reciprocidad muy fructífera. He pensado mucho en el cine mudo y la representación de espectáculos de variedades en los que unas chicas bailan mientras la gente cena, bebe y fuma un escalón más abajo que el escenario. La pulcritud de los planos y la desdichada exactitud de su tiempo-espacio hacen que en mi tarde con Monteiro venga de invitado Kubrick y el otro terminado en –ck, Hitchcock. Estos sabían bien de surrealismo porque aprendieron de los grandes surrealistas: Buñuel y Artaud. No hay que tener miedo a un plano de un globo ocular, un plano largo. En la reunión con Monteiro, Kubrick, Hitchcock, Buñuel y Artaud, el inglés saca un dvd y lo pone para que lo veamos. Es “Psicosis”. La deja en “play” hasta que asesinan a Janet Leigh en la ducha y aparece el plano de su ojo muerto. Ahí, en ese preciso instante, Hitchcock pausa el dvd con la imagen del ojo y pone una canción como acumulativa de voces y armónicos. Buñuel saca una pequeña navaja pero Monteiro le detiene cuando se disponía a rasgar la imagen del ojo. Todos se tiran por la ventana excepto Monteiro que se pone a colorear el ojo, sobre la pantalla del televisor.

Tiempo al tiempo porque la realidad necesita tiempo para impregnarse a través del objetivo. El recorrido es lento pero apasionado porque Monteiro es todo amor. Es una película de planos, de decisiones de rodar lo cotidiano de donde surge lo sublime y la ópera a través de una zarzuela casera. Así el autobús circula y circula, una y otra vez, sin dirigirse a ningún lado como una metáfora triste y simple, y Monteiro se sube día tras día para comprender esa imagen de pura simetría y sistema de perspectiva. De ritmo con códigos esenciales, ocurriendo como ocurren las cosas. Los puntos como puentes entre las cosas: las canciones y las oscuridades etíopes, los poemas de la dictadura, la zanfoña, la impresión de que Cecil B. DeMille es un denostado por la sociedad contemporánea y sin embargo no puedo dejar de ver “Los diez mandamientos” y “Policía Montada del Canadá”.

—-Jorge Núñez—-

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pernan Goñi said, on septiembre 15, 2011 at 1:41 pm

    ¡Bravo! ¡Un texto muy bonito!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: