FUERZA VITAL

THE COCOANUTS (Robert Florey & Joseph Santley, 1929)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on diciembre 9, 2011

—-Jorge Núñez—-

“Los cuatro cocos” es una comedia musical enrabietada de los hermanos Marx. Tiene largos planos de diálogos marxianos, mucho más que en “Sopa de ganso” o “El conflicto de los Marx”. Harpo lo come todo. Come un auricular del teléfono, come los botones del botones. Se frota contra la caja registradora del hotel mientras Chico le acompaña con el ritmo. Se aproxima a lo “Trash humpers” con esos deslizamientos grotescos y hacia las profundidades de la jungla de Florida. Las siluetas, porque son sólo eso, de las palmeras que se ciernen sobre las cabezas de los grupúsculos que aglomeran cada secuencia: la subasta de las parcelas o la fiesta pre-nupcial. De ahí saca Ricky Gervais todo su ingenio. El post-humor proviene de la sinceridad de Groucho Marx y de la saturación mágica y oscura de los incisos musicales en una película remolonamente coja. “Los cuatro cocos” es una comedia musical enrabietada de los hermanos Marx. Tiene largos planos de diálogos marxianos, mucho más que en “Sopa de ganso” o “El conflicto de los Marx”. Harpo lo come todo. Come un auricular del teléfono, come los botones del botones. Se frota contra la caja registradora del hotel mientras Chico le acompaña con el ritmo. Se aproxima a lo “Trash humpers” con esos deslizamientos grotescos y hacia las profundidades de la jungla de Florida. Las siluetas, porque son sólo eso, de las palmeras que se ciernen sobre las cabezas de los grupúsculos que aglomeran cada secuencia: la subasta de las parcelas o la fiesta pre-nupcial. De ahí saca Ricky Gervais todo su ingenio. El post-humor proviene de la sinceridad de Groucho Marx y de la saturación mágica y oscura de los incisos musicales en una película remolonamente coja. “Los cuatro cocos” es una comedia musical enrabietada de los hermanos Marx. Tiene largos planos de diálogos marxianos, mucho más que en “Sopa de ganso” o “El conflicto de los Marx”. Harpo lo come todo. Come un auricular del teléfono, come los botones del botones. Se frota contra la caja registradora del hotel mientras Chico le acompaña con el ritmo. Se aproxima a lo “Trash humpers” con esos deslizamientos grotescos y hacia las profundidades de la jungla de Florida. Las siluetas, porque son sólo eso, de las palmeras que se ciernen sobre las cabezas de los grupúsculos que aglomeran cada secuencia: la subasta de las parcelas o la fiesta pre-nupcial. De ahí saca Ricky Gervais todo su ingenio. El post-humor proviene de la sinceridad de Groucho Marx y de la saturación mágica y oscura de los incisos musicales en una película remolonamente coja. “Los cuatro cocos” es una comedia musical enrabietada de los hermanos Marx. Tiene largos planos de diálogos marxianos, mucho más que en “Sopa de ganso” o “El conflicto de los Marx”. Harpo lo come todo. Come un auricular del teléfono, come los botones del botones. Se frota contra la caja registradora del hotel mientras Chico le acompaña con el ritmo. Se aproxima a lo “Trash humpers” con esos deslizamientos grotescos y hacia las profundidades de la jungla de Florida. Las siluetas, porque son sólo eso, de las palmeras que se ciernen sobre las cabezas de los grupúsculos que aglomeran cada secuencia: la subasta de las parcelas o la fiesta pre-nupcial. De ahí saca Ricky Gervais todo su ingenio. El post-humor proviene de la sinceridad de Groucho Marx y de la saturación mágica y oscura de los incisos musicales en una película remolonamente coja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: