FUERZA VITAL

UN SÁBADO CON DZIGA VERTOV

Posted in Reflexiones by fuerzavital on diciembre 10, 2011

—-Arcadi Ballester—-

Ya el cine no es materia nueva, ni la luz ni el movimiento, nada. Y no sé si es sorpresa o costumbre, pero hubo un tiempo, y probablemente todavía lo hay, en el que existían los manifiestos cinematográficos, como un hecho contestatario real. Es triste, pero triste bueno, no triste drama, es triste que en el cine ya estuviera la batalla perdida desde el principio. Menuda mierda. Como siempre. Por eso no sé si es sorpresa o costumbre. Hay un libro de manifiestos, debe ser un clásico porque estaba en una biblioteca pública. <<Textos y manifiestos del cine>>, recopilado y editado por Joaquim Romaguera y Homero Alsina. Busqué algún tipo de manifiesto en el cine español y no encontré nada. El cine en España es una mierda? Hay un listado más largo de cineastas españoles malditos que de cineastas españoles benditos? Es España una mierda sin más? Más allá del cine y los manifiestos? Con qué tiene que ver el acto de resistencia cinematográfica en España? Con lo republicano y lo nacional? Con lo monárquico? Con la derecha y con la izquierda?

Hubo periodos y lugares en los que los manifiestos tenían sentido, como mero acto de resistencia, resistencia a qué? Pues unánimemente resistencia a entender el cine como una factoría de mercado rotunda e impenetrable. Es decir, el star system contra el documental, el teatro contra el cine, la fábrica contra el colectivo, Europa contra USA, Rusia contra USA, todo el mundo que tiene algo en contra que sea en contra de USA. Recuerdo esas palabras de Godard, cuando decía que el cine americano era su padre y su madre y por eso les desobedecía. Pero también en USA hay manifiestos. El New American Cinema Group, por ejemplo, con Jonas Mekas a la cabeza. Sí, pero y qué? qué quieres? hacerte pajas viendo películas de Kenneth Anger? Tiene que ser siempre la excepción? siempre una resistencia? es cansino!! es cansino a matar!! allí a donde mires siempre la misma mierda. Aquí y donde sea. Y si no ves mierda es que estás situado en la excepción, en la trinchera, en la resistencia. Bueno, bien, pues mierda.

Pongamos que el manifiesto más radical de la historia del cine, también por el hecho de ser el más concreto, individual, o sea, el extremo del manifiesto, es Notas sobre el cinematógrafo de Bresson. Es lo mismo que el Tao Te King. El gran inquisidor, que venga a resucitar las brujas y a matar a los curas gordos sebosos. Que te meto un puñal en la garganta gordo de mierda, asqueroso.

Pero Bresson, por supuesto, tenía antecedentes. Dziga Vertov parece uno de los más evidentes. Voy a poner un par de extractos del ABC de los kinoks, que me parece que brillan por ser también concretos y radicales, en el sentido de primarios, sobre el momento iniciático del cine. Momento romántico, por supuesto, estando el cine, como está, mal follado, mal violado, hasta violado con mal gusto, que mierda.

<< Pavlovskoie, una aldea próxima a Moscú. Una sesión de cine. La pequeña sala está llena de campesinos, de campesina y otros obreros de una fábrica cercana. El film Kino-Pravda se proyecta en la pantalla sin acompañamiento musical.

Se oye el ruido del proyector. Un tren aparece en la pantalla. Y después una niña que camina hacia la cámara. De pronto, en la sala, suena un grito. Una mujer corre hacia la pantalla, hacia la niña. Llora. Tiende sus brazos. Llama a la niña por su nombre. “¿Qué ha ocurrido?”, pregunta el corresponsal obrero. Uno de los espectadores: “Es el cine-ojo. Filmaron a la niña cuando vivía. Hace poco enfermó y murió. La mujer que se ha lanzado hacia la pantalla es su madre”.

Claro! lo ves? dice: es el cine ojo! Como si el cine fuera un super-héroe o una nave extraterrestre, por decir algo que encaje en una supuesta sociedad más actual. Claro, antes el cine era una tecnología heroica, que llegaba a los pueblos y ante la cual la gente se asombraba. Tiembla ante la cámara! o más bien ponte guapo, ponte guapa, porque esa es la imagen que se va a ver cuando ya hayas muerto, esa imagen dura más que tú. Historias primitivas que aquí, en el foco del asunto, no tienen mucho sentido. Pero son originarias, originarias de algo, de allí sale Bresson. Otra.

<<Un incendio. Los inquilinos salvan sus enseres de la casa en llamas.  Se espera de un minuto a otro la llegada del coche de los bomberos. La milicia. La multitud en tensión. Por el extremo de la calle aparecen los coches de los bomberos que se acercan rápidamente. Y mientras tanto, un automóvil salido de una calle adyacente para en la plaza. En el automóvil, un hombre hace girar la manivela de una cámara. A su lado, otro hombre dice: ” Hemos llegado a tiempo. Filma la llegada de los bomberos”. “¡El cine-ojo. el cine-ojo!”, ese grito recorre la multitud como una ola>>.

Ese grito, qué inocente, la inocencia del que sabe va a ser colonizado brutalmente, violado, mal violado. Ese grito, como el espíritu de Dios, moviéndose sobre la faz de las aguas.

La llegada del super-héroe. De eso ya nada. Aquí nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: