FUERZA VITAL

MOON 44 (Roland Emmerich, 1990)

Posted in Comentarios de pelis, Kawase-Emmerich by fuerzavital on enero 24, 2012

—-Frank G. Rubio—-

Estación lunar 44 es un film alemán occidental de bajo presupuesto realizado en 1990 por quien, en el futuro, acabaría por ser considerado uno de los directores más taquilleros del género. Lanzado directamente a vídeo ha acabado por convertirse con el tiempo en un film de culto.

El cine de Roland Emmerich, en la medida que permanece fiel a los postulados de la serie B o el pulp, es medianamente visible. Su visión del mundo, de un esquematismo patético pero muy popular en ciertos ambientes USA, no aporta cuando se hace presente otra cosa que motivos de risión.

Confieso que cuando las vi, en el momento de su estreno, me gustó Soldado universal (1992, USA) y que Independence Day (1996, USA), en cambio, me pareció absolutamente detestable. No es Moon 44, perteneciente a su etapa europea, la peor que ha perpetrado. Eso ha venido después, de la mano de sus mayores éxitos en la patria de Spielberg o de la factoría Disney.

Stone (Michael Paré), agente de Asuntos Internos de un consorcio minero espacial, es infiltrado en una lejana luna con la finalidad de averiguar y neutralizar a los responsables de la desaparición de cargueros enteros de un valioso mineral. Las defensas de la base, articuladas de modo simbiótico para el combate, están a cargo de una combinación de adolescentes, que se ocupan de la parte cibernética, y de pilotos militares. El papel de estos últimos lo desempeñarán, por problemas presupuestarios, convictos entre los que se ha camuflado nuestro héroe. Los conflictos psicosexuales entre los adolescentes y los brutales recién llegados se convierten en lo más interesante y llevadero del film, por lo demás intensamente gay, con interpretaciones destacadas, algunas sobresalientes, de los jóvenes. Destacan: por parte adolescente Stephen Geoffrey, en su papel de drug pusher, y entre los mayores un incombustible veterano como Leon Rippy.

Oscura, con una iluminación que nos recuerda a Alien o Blade Runner, con un guión no demasiado imaginativo (por decirlo de alguna manera) consigue mantener el interés del espectador gracias como hemos señalado a elementos procedentes del cinema teen. Las escenas de batallas aéreas contra naves robot son ineficaces e ingenuas, de corte marcadamente televisivo y Malcolm MacDowell está claramente desaprovechado, pasando sin pena ni gloria por la pantalla, lo cual da cuenta de los límites de Emmerich como cineasta. La presencia de un plantel de estrellas, muy frecuentes en el cine de género, acaba salvando la situación. Es decir: no la apagamos a la media hora, aunque sentimos la tentación de hacerlo. Lo mejor se encuentra, antes del previsible final, en la parte central de la película.

Gana con el tiempo porque el cine de género norteamericano se vuelve cada día más infecto. En gran medida gracias al nicotínico Emmerich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: