FUERZA VITAL

BUNRAKU (Guy Moshe, 2010)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on febrero 13, 2012

—-Jorge Núñez—-

“Rápida y mortal” de Sam Raimi es una película fundamental para entender las armonías dramáticas de lo espectacular. Nunca un espejo fue tan interesante al tiempo que “Bunraku” se vuelve anodina y seguidora de una fórmula mix. En los dos niveles (técnica y drama) hay una separación sideral. Los hermanos Wachowski sí que saben. Zack Snyder sí que sabe. En ellos se aprecia la lujuria técnica y un Minnelli inherente. La luz es masa. No es ninguna tontería que “Bunraku” me recuerde a la copia de un cuadro abstracto de Paul Klee en una academia de pintura. Cada sección, con su espíritu fragmentario y referencias de la sociedad contemporánea más acomodada y masiva: videojuegos, cómics usa, teatro kabuki, el abc de la fábula… para conseguir la aburridad modernidad clásica.

La topografía de la aventura, que hace pensar en “Prince of Persia” (Videojuego y película) o de manera más germinal en “Indiana Jones y el Templo Maldito”, no entra en contacto con lo que es la estética fílmica. Por mucho que en una pelea de puñetazos el plano sea rosa y el contraplano azul hay una fuga inofensiva que tacha todo de vulgar. Aburrimiento sin sentimiento de culpa. El espectáculo del principio es porque es cine de entretenimiento adolescente, pero esto de base no quiere decir nada.

El intento es el del guerrero sin armas que con valentía se enfrenta a un gobierno corrupto lleno de marionetas. La globalización de estéticas orientales y occidentales en forma de bar, que sirve whisky, sushi, sake y música de piano, como gran premio final. La película de Moshe no avanza ni por asomo. El horizonte es aquel papel arrugado del fondo. No apetece avanzar porque todo es caricatura de un audiovisual supuestamente “alocado”. Nada.

Me saca de quicio que vaya de rareza friki. ¿No sería mejor serlo honestamente? La hiper-iconicidad cae en saco roto porque todo el trabajo de cámara es pasmosamente academicista. Los ritmos infantiles y medidos. La superficie desaprovechada más que nunca. El spaguetti western a lo Seijun Suzuki que conlleva en su interior “Bunraku” es ensuciado por su mala utilización. Todo son cuestiones morales (plano, eje de acción, montaje, luz, diseño de producción, vestuario…) que se han tomado a la ligera. Hay que aprender más de la hazaña de Francis Ford Coppola en “Corazonada” (1982). En esta película, Coppola recompone todo un sistema desde la base y no sólo es ese efecto (releído en “Bunraku”) de paredes translúcidas que sirven como unión de espacios lejanos. Hay que ver la película en blanco y negro, a 1000 metros. La historia que cuenta “Bunraku” es sensual por ser básica pero Freddy Krueger nunca utilizaría la estética de su jersey a rayas porque sí. El fin es el medio y en “Bunraku” no lo es. De manera eficiente traza una línea de odio para con el cine, desde lo que se presume que es puro cine, Cine. Cáscara podrida (y eso que no me gusta hacer una conclusión tan juiciosa).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: