FUERZA VITAL

SyFy 2012: 4:44 LAST DAY ON EARTH (Abel Ferrara, 2011)

Posted in Comentarios de pelis, Festivales de cine by fuerzavital on marzo 12, 2012

—-Jorge Núñez—-

Vimos la película entera por fin. Tenía muchas ganas ya que en Venecia se estropeó al de 20 minutos y nos devolvieron la entrada. Ayer por fin, en la Muestra Syfy la pudimos disfrutar entera. En su fragilidad y su digitalidad. La experiencia al borde del quebranto, del llanto, de Abel Ferrara poniendo toda su carne en el asador. La entraña es lo más rico entre fundidos reiterativos que aparecen, que se desvanecen donde aparecieron, y viceversa. El programa de “Mujeres y Hombres y Viceversa” ha conseguido que la palabra “viceversa”, cada vez que la digo, me lleve a ese estado televisivo. Las pantallas. Están las pantallas, los lienzos, las comunicaciones a distancia. El diagrama que se extiende como una red, de nuevo (ya experimentó Ferrara en “New Rose Hotel”), se encoge en ese apartamento para desplegarse en ese espacio terraza en el que intentar comprenderse. El auto-conocimiento impuesto por el inminente fin del mundo. No creo que sea nada optimista. Es pesimista porque todos los artilugios, los añadidos, no han servido para nada. Todos se ven falsos. La naturaleza sobre Willem Dafoe en forma de tempestad verde, digital y calmada. El eco de toda la existencia global se enfrenta con la forma de su difusión (tv, youtube, skype, google…). El choque desvela astillas y los travellings del comienzo dan con la clave que después usa Ferrara para grabar todo con astucia y energía. Como deslavado hasta su ternura máxima. “Melancolía” termina en oscuridad. “4:44 Last day on Earth” termina en claridad. Ambas con amor. Es lo que nos queda. La comunicación y su falta hacen explosionar una verdad en la que se miran las imágenes del mundo como imágenes precisamente. Estamos completamente aislados de lo que es el mundo. Sólo tenemos sus imágenes (visuales, de tacto, de sabor, sonoras, de olor…). La distancia eterna allá donde la falla. El travelling se rasga y la tristeza aflora. Mi ocurrencia de concurrencia entre “Extraterrestre” de Nacho Vigalondo y “The Turin Horse” de Béla Tarr me satisface. Cada plano es cada diagrama, el cerebro-ciudad en el que cada punto es picante y eléctrico, como pulpitos los personajes de guión se vuelven humanos y por consiguiente planos e histriónicos. La distancia que propone la película se palpa, es una clave. No lo puedo entender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: