FUERZA VITAL

LA PIEL QUE HABITO (Pedro Almodóvar, 2011)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on marzo 13, 2012

—-Jorge Núñez—-

La proposición de este texto es la siguiente:

En primer lugar la tipografía de la película es acertada. La referencia exquisita a la tipografía de “Twin Peaks”, los movimientos de latido controlado dentro-fuera sobre los paisajes toledanos, el rojo interior recubierto con una fina capa de blancura exterior… Es sobre esto último donde aprecio que es difícil ser el mismo por dentro cuando el exterior ha cambiado tanto. Ya no hay exterior ni interior. No se hace la distinción. Hoy día la hiperrealidad se asegura de negar todo y suplantarlo. Almodóvar propone una cima de estilo, una cumbre, y busca la poética de lo aséptico. Muy en la línea de “Instinto básico” o “Showgirls”, “La piel que habito” se deja embelesar por lo dramático (es decir, por emociones nacidas de la narrado figurado) para en el momento clave desasistirlo. La respiración se corta, el cordón umbilical se rompe y los reflejos se robotizan. A través de “I. A. Inteligencia Artificial” se mira la película del director manchego.

Todo obtiene un poder de traducción: la música chirriante y aguda, la fotografía concreta, la dirección de arte con aristas y ordenada, etc. La superficie ha quedado pulida y relamida. ¿Qué queda después de la erosión por láser? Lo contrario al “cine sucio”. El amor que siento hacia esta película choca con su fragmentación en la línea temporal (no tanto mental, ya que el tiempo para los ojos de los espectadores está desordenado pero para la función narrativa en los personajes como seres vivos está perfectamente en progresión). La rechazo por su sofisticación. Percute en el cine de De Palma y dialoga con un fan de las películas de cirugía facial como soy yo. “Jail Bait” (Edward D. Wood Jr., 1954) y “Les prédateurs de la nuit” (Jess Franco, 1987). Los dos pilares que sostienen, no, las dos paredes que albergan, no. No sé.

Antonio Banderas se inmiscuye como figura retórica que interpreta de la manera más aceitosa posible. Elena Anaya – Jan Cornet subrayan y reivindican la fuerza de lo físico que ya proponía Peter Sellers. Marisa Paredes renace como figura de cera cegadora y siniestra. Roberto Álamo es el epicentro camuflado que todo lo arrastra y lo vigoriza. Lo de la fragmentación es decisión pura y directa. Representa lo plástico, molesto, postizo, impermeable, auto-flagelador, explosivo, mortal y lo perfecto de “La piel que habito”. Una conversión que servirá para en un powerpoint demostrar los desarrollos de una piel sintética en la que se embuten todos los humanos mientras ambicionan salirse fuera de sí mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: