FUERZA VITAL

JULIUS CAESAR (Joseph L. Mankiewicz, 1953)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on marzo 22, 2012

—-Jorge Núñez—-

Conspiración política.

Acción física contra el poder de manera que la energía desprendida es poética y monologuista. Cada ente camina entre prismas de cartón-piedra. Porcia abre forzosamente sus párpados y Bruto escucha y gira su cuello con brío. Todos sudan en el blanco y negro esencial. El sudor se vuelve espejo de las reproducciones en escultura de los grandes hombres de Roma. Estas figuras reverberan la opresión y Mankiewicz de nuevo es preciso, detonante de centelleos contextuales agitadores. Busca la grecas y las enmarca con los encuadres recordándome que el “cómo” es algo moral y político-estético. Es el súmun… pronto llega el no-sonido del húngaro Miklós Rózsa en el núcleo fílmico de “Julius Caesar”. Emerge la retórica como instrumento total en ese momento. La adaptación de la obra de Shakespeare… mientras yo comía he tenido que poner la versión doblada al castellano. Ha sido en ese momento cuando he sentido el peso del lenguaje anticuado. Después de comer he vuelto a la versión americana del audio.

Los discursos de Bruto y Marco Antonio ante la sombra del cadáver desfigurado de Julio César subrayan esta instrumentación de la palabra ante la masa. La imagen del emperador muerto en el suelo, cuando por fin se muestra ante el público romano, sirve como arma del presente engañoso e hiperreal. “Un atentado en Italia, por ejemplo, ¿es obra de la extrema izquierda, provocación de la extrema derecha o un montaje centrista para desprestigiar los extremismos terroristas y reafirmarse en el poder?, más aún, ¿se trata de una farsa policíaca, de un chantaje a la seguridad pública? Todo ello es verdadero al mismo tiempo y la búsqueda de pruebas, es decir, de la objetividad de los hechos, no es capaz de detener semejante vértigo interpretativo. La cuestión es que nos hallamos en medio de una lógica de la simulación que no tiene ya nada que ver con una lógica de los hechos.” (Baudrillard, “Cultura y simulacro”, 1978)

Mankiewicz, Shakespeare y Houseman lo daban todo en su ferviente protesta. Así las rocas últimas, y solamente así, toman sentido como estructura volcánica a partir de un joven Marco Antonio montado en su caballo. La responsabilidad final recae en la fuga hacia el más allá. En un oscuro recodo de la montaña aparece el primer plano del actor ultra-secundario: Edmund Purdom. Mankiewicz convierte al recurso del primer plano en algo absurdo y su jerarquía únicamente depende de la zona que deja fuera del encuadre, en este caso, a Bruto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: