FUERZA VITAL

EL ASESINO DE PEDRALBES (Gonzalo Herralde, 1978)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on mayo 20, 2012

—-Arcadi Ballester—-

La historia de un condenado y un indulto, por su braveza, por su soberanía y por encarar hasta a la propia Ley. Astas indomables o el deje de la apuñalada continua. Una historia contada por su protagonista, desde el otro lado. Situar el vacío en el centro y construir un relato a partir de esa imagen inexistente. Sexy Sadie o la historia de un hombre devoto, de un santo mártir culpable. Cuando toda la ira satánica de España cae sobre un hombre y cuando se puede hablar de ello. Cuando se puede hablad de Sor Satánica y el Alto Señor Masturbaciones Infantiles. Cuando los ojos se incendian y se escribe un poema dedicado a los angelitos de los cielos, con sus boquitas rosaditas y sus pequeños miembros inofensivos. Cuando no hay lugar para el fetiche sino para el terror real, sin miedo a la amputación y con el único deseo de matar al apoderado, al mandatario, al altísimo e ilustre Señor del alto estrato del Estado. Cuando uno puede reírse hasta de la Ley porque exige una condena mayor. Cuando uno exige su propio exterminio. Cuando el mundo social grandilocuente en alza de una España que se destapa no tiene sentido. ¡Que sangre! una cascada roja, un lago de querubines muertos, con sus boquitas y sus miembros inofensivos. Cuando no hay mirada más humana que la del hombre que desea exterminar a toda esa pandilla de cerdos y borregos que alzan las mazas y sentencian y empuñan. ¡Qué gusto! señor vampiro blanco, qué gusto escuchar cómo se te quiebra el cuello, lentamente, oírte decir con la violencia del sinsentido. El último condenado de la vieja tiranía que ya se sació, ¡la vieja tiranía ya saciada amigo! vampiro blanco, que viva tu braveza, hombre indefenso, hombre sin control. Tus dedos precisos, el arte de dar muerte pero esta vez es el toro el que desparrama las tripas de la figura tras el capote. Cierre las puertas señora, la bestia vuelve a rondar las estaciones de autobuses y los correderos interminables, los estertores de muerte, las lagarteras, las lagunas y los acuíferos. Cuidado señora, que no acepten los caramelos ni los tebeos, porque hubo una monja, una bruja monja piruja, que le hizo arrodillar y le rasuró los pétalos y un maestro que le desvirgó. Apártese señora porque la explosión arrasará quilómetros a la redonda. Nunca tanta pulsión, tanto frenesí. Llegaste una vez y ¡se cayó la plaza! el terror del alma hermano. Eres el swing el flow y el rock’n roll, eres el blanco peligroso que se creyó la historia del demonio rojo con un triángulo en la cola. Todos sabían que era mentira menos tú y al final lo pagaron ellos también. ¡Qué karma tendrían acumulado los sensatos burgueses de la torre de Pedralbes para que llegaras tú a solucionar su problema atrasado! Destapas todo lo posible. Existió la España de las risas y la elocuencia recién nacida de unos pueblos que migraron a unas ciudades y unas señoras que conocieron la verdad porque les fue arrebatada ante los ojos. ¡Ánimo valiente, a matar otra vez! Un expediente sin explicación, una enfermedad por inventar, el residuo o la cárcel del sentido último de una selva creada a placer pero descontrolada ya. El simple y llano hecho de haber nacido llamándose José Luís Cerveto. Cuando veo a esos niños lo que siento no lo puedo explicar con palabras. La emoción del matar, gran valiente señor vampiro blanco cruzado por el arrebato de vivir. Les esperarás en cualquier esquina, sin avisar y te suplicarán con los ojos, los terrores de la muerte, los vapores últimos del aliento humano. En la sombra y a traición, en la vigilia más liviana y placentera, no habrá sexto sentido ni advertencia, no habrá señal posible. Sexy Sadie o el error de vuelta a lo real, el error de vuelta a casa, el monstruo que devora a su amo. Se creó un vampiro y tan feroz fue la gesta que el bravo loco rebosante hundió el cráneo bajo el estiércol de la propia tormenta rastrera de la Ley. El poder y su desgana, su sed saciada con la sangre de todos los demás, derramados en secreto o la prueba irrefutable de que el mal fue real, lo inventara quien lo inventara. La historia de una España no tan alejada del sacrificio animal ni humano, de una España en alza y de las tetas y los culos de sobremesa. Póngase la bata señora y abra la puerta, que llama la Ley para tomar declaración y no vienen a por usted, vienen a por la bestia. Cuando una ventana barrada y un patio infantil tienen que poner a prueba un imaginario castrado por la propia bestia que lo proyectó en secreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: