FUERZA VITAL

RIDE IN THE WHIRLWIND (Monte Hellman, 1965)

Posted in Comentarios de pelis, Hellman-Salva by fuerzavital on julio 16, 2012

—- Santiago González-Alverú—-

– ¿Pero qué te ocurre? – Preguntó, temerosa de despertar a la bestia.

Él se detuvo un segundo, valorando si el recuerdo de aquellos hechos sería demasiado para su débil estado de salud. Pero se armó de valor y continuó:

– Ha sido culpa de esa dichosa película, “A través del huracán”. No he podido remediar sentirme engañado, traicionado por todo en lo que alguna vez he creído.

– ¿Tan mala era? – Respondió ella, sorprendida.

– Bueno, déjame que te explique – Ella comprendió que de algún modo, la bestia se había despertado – En primer lugar es un western y ya sabes lo que a mí me emocionan los westerns. Pero por desgracia tiene un aire muy crepuscular, de modo que las normas establecidas que yo adoro y por las que son conocidas las obras de realizadores como John Ford, clásicos del género, se desvanecen. Ya no tenemos un héroe, tampoco un villano, ya no hay indios, ya no hay vaqueros. ¿Para qué un western entonces? Si eliminamos la emoción de la lucha entre el bien y el mal, la defensa de valores como la amistad y la honradez frente a la tiranía y la traición, ¿Qué nos queda? -La bestia comenzaba a acalorarse. Ella sentía una mezcla de miedo, preocupación y sopor – ¿Tan solo los aburridos diálogos y cierto suspense? En cualquier lugar, confiaba en el talento de Jack Nicholson, quien protagoniza y escribe esta película. E incluso he de admitir que derramé un par de lágrimas de ilusión cuando vi aparecer la cara de Harry Dean Stanton. Pero muy poco duró mi emoción, tan solo engañada por los nombres y caras conocidas, como todas aquellas jodidas veces en las que me dirigí a ver una película porque su productor era Steven Spielberg.

Ella intentó calmarle, pues al pronunciar el nombre de Steven Spielberg había lanzado un golpe contra la pared de la habitación mientras gritaba. Pero el no se inmutó y prosiguió:

– ¡Por favor! Admito que la película tal vez se mantenga de algún modo hasta que los dos personajes principales llegan a una casa para refugiarse. Pero cuando convierten en rehenes a los miembros de la familia que vivía allí, mi confusión y mi enfado alcanzaron niveles insospechados. Jugar a las damas, comer y pedir perdón por los modales en la mesa… ¿Es esa forma de hacer rehenes? ¡Violad a la hija o algo! – Él se fijó en su cara de estupor y disminuyó la intensidad de su relato – De acuerdo, entiendo que la intención no era hacerles quedar como forajidos, sino como unos pobres hombres que huían de su fatal destino y desesperados, se aprovechaban de la gente de a pié. Pero incluso con la mejor de las intenciones, el relato se queda insulso, triste, apagado. Ni siquiera la muerte final de su amigo una vez herido o el sacrificio de este para salvar a su compañero, están rodados con espectacularidad. ¿Donde está la banda sonora? No hay diferencia entre la partida de damas y la huida del protagonista, la intensidad era la misma: Ninguna. La única explicación posible para este tipo de tratamiento de los personajes suele ser una importancia mayor de la historia, un trasfondo filosófico que lidere la trama argumental, pero no lo encontramos aquí. En definitiva…

Respiró, pero antes de emitir su veredicto final vio que ella se había quedado dormida. Qué curioso, como él al ver la película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: