FUERZA VITAL

THE EXPENDABLES 2 (Simon West, 2012)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 7, 2012

—-Jorge Núñez—-

Agotamiento de piernas tras un velo translúcido y vaporoso que disimula de nuevo las verdades de las glorias del actioner (cine de acción de los 80 y 90). Hay bochorno. Es bochornoso el espectáculo. La primera parte de “Los mercenarios” fue espléndida y sinceramente sencilla, pero esta secuela es una deformidad demasiado socarrona. Vamos, que el pus se ve y sale por la cueva que protege Van Damme.

Hay buenos y malos, y también están los buenos actores y los demacrados, los demacrados buenos y los que deben estar en un museo de cera. Van Damme es el mejor de todos ellos. Las retinas se nos han quemado y la trama sencilla y extrañamente confusa parece una pasarela videojueguera que da lugar a encuentros surrealistas (véanse el primer encuentro con Bruce Willis en el avión o la aparición heroica de Chuck Norris). La arcada por congestión. ¡Demasiados chistes en fila esperando a ser exhibidos! Y los espacios creados por la edición son sobrecogedores. A subrayar el primer encuentro con los malos de Albania en el que el lugar campestre se divide en dos y las caras de los personajes se aíslan totalmente entre sí. El espacio personal de cada uno es cada plano y por ello no existe el contraplano sino el entreplano, la comunicación por los cortes. Algo similar ocurre en el juicio final de la película de Ford “Judge Priest” del año 1934. El universo único de cada retrato de mitos del cine de acción da a entender la importancia estratosférica de “Los mercenarios 2”, de su apuesta retro-rescatadora, su posición firme, su constelación hipnótica… Nada más lejos. El espacio se resquebraja. Las explosiones, los choques, los puños son pura reproducción digitalera y los planteamientos cinematográficos se calman en lo clásico de planos tranquilos y compuestos, pero de manera rara, con aires cambiados, eskorbutos, angustiosas correcciones, conversaciones incómodas entre Barney y Maggie. ¿Están enamorados? ¿Qué esconden? Volvemos a la semiótica antigua del Cine.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Jon A. said, on septiembre 10, 2012 at 9:14 am

    La primera sí fué buena, xq te dejaba con ganas de más, de más “Arney”, de más Willis, de más “actioners” como tú los llamas. Pero aquí empachan y quieres menos. Pero la caja ya ha hecho “chin-chin” (ruido de caja registradora) que era lo que importaba…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: