FUERZA VITAL

OU SAMOVO SINEVO MORIA (Boris Barnet , 1935)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on octubre 23, 2012

—-Arcadi Ballester—-

Gran proyección en la Filmoteca de Cantabria el pasado 13 de Octubre a las 17h. Grande por varios motivos. La película en concreto, rareza básica del cine ruso, y su perfecto estado, la nitidez del celuloide como nunca visto, por primera vez y en llamas. Me veo en la obligación de transcribir algunos fragmentos de los textos facilitados por los organizadores del Cineclub, José Luis Torrelavega, Fernando Ganzo y Santos Zunzunegui. Dada la escasez de datos certeros sobre la vida y obra de Boris en la red y en español, estos fragmentos pueden ser muy aclaradores.

Fragmentos del texto Contemplando un pájaro raro de Jonathan Rosembaun
Publicado el 6 de febrero de 2004 en Chicago Reader.
Traducción de José Luís Torrelavega.

“Las películas del director de cine ruso Boris Barnet (1902-1965) apenas se proyectan, y la información sobre su trabajo es escasa. Se sabe que rodó alrededor de dos docenas de películas, y yo he visto tres.

A pesar de que muchas de sus películas fueron enormes éxitos populares cuando fueron estrenadas, Barnet es conocido principalmente entre los aficionados como el más grande entre los maestros olvidados de la época dorada del cine soviético.

El abuelo paterno de Barnet fue un impresor inglés que se instaló a las afueras de Moscú, y el mismo Barnet nació en 1902.  Estudió pintura en Moscú antes de unirse al Ejército Rojo en su juventud sirviendo como médico, y tras la guerra civil se entrenó para ser boxeador profesional. Lev Kuleshov, un influyente cineasta y, sobre todo,  profesor de cine, vio uno de sus peleas e inmediatamente le dio un papel importante en Las extraordinarias aventuras de Mr. West en el país de los Bolcheviques. Barnet se unió al taller de Kuleshov como estudiante y “manitas” para todo, y finalmente co-dirigió  un serial de 21 rollos llamado Miss Mend (1926); su primera película en solitario fue La chica de la sombrerera. Ni teórico ni dotado propagandista, Barnet era demasiado instintivo y físico como director como para encajar de manera cómoda en cualquier forma prescrita como realismo socialista, y su reputación de hacer películas al estilo americano –reputación debida en parte a su apellido- finalmente puso a la burocracia estatal contra él. Al menos esa es la impresión que transmiten sus datos biográficos, que por lo demás son escasos. Algunas descripciones de sus películas  por parte de la crítica americana enfatizan sus elementos propagandistas, pero su propaganda a mí me resulta o muy ligera o políticamente incorrecta, atributos que probablemente le pusieron en apuros. Tras ver parte de su trabajo, me supuso un impacto saber que se suicidó en 1965, dejando una nota en la que afirmaba haber perdido la habilidad de hacer buenas películas.

Al borde del mar azul  está codirigida por S. Mardanov, y es incluso más intensamente física que  su anterior obra maestra Okraina. A pesar de que la guerra es un suceso ya pasado y no representado en la pantalla, esta película trata tanto sobre la paz como Okraina trataba de la guerra, un retrato del paraíso que completa y prolonga aquel previo vistazo al infierno. Es muy difícil describir lo que hace a esta película tan exquisita, aparte de los personajes y sus peculiaridades (como las cosquillas de uno de ellos) o la belleza con que se filman sus localizaciones. Eisenschitz parece estar acertado cuando dice que no es posible clasificarla, que “no es una comedia aunque provoque la risa”. Sentimos afecto por los tres personajes principales en parte por ese mismo afecto que se muestran entre ellos, y por la maestría y riqueza humana con el que es expresado.

Fragmentos del texto Islas de la Utopía de Santos Zunzunegui
Publicado en Caimán. Cuadernos de cine, nº 7 (58), Julio-Agosto 2012.

Boris Barnet toma como punto de partida, en al borde del mar azul,  la llegada a una isla de dos jóvenes con motivo del naufragio del barco con el que viajaban por el mar Caspio. El hecho de que cuando arriben a la isla ésta parezca estar habitada únicamente por mujeres (en ese momento todos los hombres están pescando en alta mar), que en ella funcione un koljós dirigido por una mujer, el que los dos jóvenes mecánicos se enamoren locamente de la joven hasta el punto de que uno de ellos olvide temporalmente sus deberes socialistas, que esta mujer desaparezca en la tempestad para reaparecer contra toda regla lógica,… todo apunta hacia el tono de drama ligero que la película adopta. Lo hace, además, olvidándose de las sacrosantas consignas que un año antes (cuando en el Primer Congreso de la Unión de Escritores, Zhdánov consagró el infausto “realiso socialista”) habían señalado, de manera inequívoca, el camino a seguir por los artistas soviéticos

Fragmento del texto de Jacques Lourcelles, del Dictionnaire du Cinéma (Les Flms), Éditions Robert Laffont, 1992.
Traducción de José Luís Torrelavega.

Sublime poema visual del más artista e inspirado de todos los cineastas rusos. Al borde del mar azul tiene aún un pie en el cine mudo y permite a los personajes expresarse unas veces con el silencio y otras con la palabra (escasas palabras) y el canto. Obra dionisíaca, todo en ella fluye y se transforma alegremente en su contrario. La intriga no se compone más que de sucesos minúsculos, a menudo improvisados en el plató, y sin embargo los personajes dan la impresión de estar viviendo una gran aventura. La mayoría de las secuencias utilizan un montaje corto, picado, pero logran transmitir una grandeza lírica originada por el interés que el autor muestra por los paisajes y los personajes. Estos últimos no son más que unos diablos desprovistos de todo. Desprovista de mensaje político, la película porta a fin de cuantas un mensaje de alegría, de felicidad y de reconocimiento de la vida. La crítica rusa de la época fue sangrienta. Se le reprocha sobre todo a la película su vacío, su formalismo, su falta de imaginación, su ingenuidad, su artificio. Para quien quiera abordar el inmenso continente cinematográfico ruso, no habría mejor consejo que el de empezar por esta película. Pues no hay otra más original, más libre de todos los cánones estéticos e ideológicos, más íntimamente próxima a quien la ha hecho, y más en sintonía con esa infinita vitalidad cósmica del universo que ha intentado restituir, en todas sus épocas las mejores películas rusas.

Fragmento del texto Genio de Barnet de Serge Daney, extraído de “Russia años 30” en Cahiers du cinéma, nº 315, septiembre de 1980.
Traducción de Fernando Ganzo.

Barnet es sin duda el más libre y el más inspirado durante ese periodo intermediario que va del mudo al sonoro (de ahí que nos resulte tan moderno). En Barnet, todos los niveles sonoros están en juego, con una constante preocupación por la invención. La trama de Al borde del mar azul, no obstante, es muy tenue.Como en muchas grandes películas, en esta no sucede gran cosa, aun si todo avanza a una velocidad desconcertante. Hay que fijarse en cómo se pasa, sin llamar la atención, del silencio a la música, del mudo al ruido, o en cómo un mar de aceite se transforma en una tempestad. Hay que fijarse en cómo la cámara  esposa el movimiento de una ola o cómo pasa decididamente sobre el agua (en muy pocas ocasiones el mar ha sido tan bien filmado). Es necesario verlo, porque no se cuenta. Barnet, como Griffith, Fuller o incluso Bergman (el de Un verano con Monika o el de La alegría) es el cineasta de aquello que se vive y se decide en el instante. No habla de nada más que de la admiración de estar vivo, bajo el sol, expuesto a todos los vientos, a todos los sonidos, a todos los afectos. Es tal vez en ese “montaje de la pulsión”, ese precipitarse en impulso y fuga, donde reside lo más precioso del arte de Barnet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: