FUERZA VITAL

A TASTE OF BLOOD (Herschell Gordon Lewis, 1967)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on julio 29, 2013

—-Jorge Núñez—-

Viendo “Blood Feast”, ya en su parte en los alrededores dramáticos del festín egipcio, vino a mi mente la imagen de pollo asado, digno del mejor cartoon. La imagen visual, con rojo sangre, se trabajó en “Blood Feast”. Eso que ya tiene ganado Gordon Lewis para después ver “A taste of blood” precisamente con ese gusto, anterior, a carnecita. En esta película la sangre se guarda detrás de la capa, detrás de la chaqueta. Como la niebla entre los barcos londinenses, la leyenda vampírica es sibilina y se sostiene con los mínimos resortes. Se inauguró con un brindis. Después, las dos botellas con forma de corazón se acabaron. Esto fue al de pocos días. John Stone se peinaba cada vez mejor e incluso llega a lucir un anillo con tres resortes que hacen las delicias draculinas. Es una parte del ritual. Así se conforma un conjuro que tiene su fuerza en la sencillez de la planificación fílmica de los interiores, todos los interiores, todo son interiores. Los exteriores que hay en “A taste of blood” son oníricos o angostos. Recobecos en el exterior. Lo demás son salones de casas. ¿Cómo grabar un diálogo con gente en sofás? –ver esta película-.

Cuando el Doctor Helsing y su amigo van a ver las cajas en el puerto, sucede algo puramente cinematográfico. Después de inspeccionar el ataúd y observar que está completamente vacío Helsing se aparta hacia un lado. Del plano general con las dos personas y el ataúd, se pasa al plano medio cercano de Helsing. Su amigo queda fuera de plano. Al principio lo que está enfocado es el fondo lleno de cajas, después se enfoca al doctor. Esto exhala modernidad. Una puesta en escena muy auténtica. Directa al enjambre de nuestras ficciones.

El bombeo lento hace avanzar la historia criminal. Criminalmente llega a los ojos, luces azuladas y poderes hipnóticos, aunque la lentitud transforma la pantalla en una sanguijuela. Succión-cine que va dejando los interiores de las casas ya sin opciones de puesta en escena. Todo llega a ser lo que puede ser, saciado y explotado. Cine placexplotation. Y ya en la piscina vacía, Drácula deambula entre sus baldosas musgosas. En el vaciado estrangula a un policía. Mientras le mata los cuerpos se convierte en bidimensionales, en siluetas del averno. La muerte, la regeneración, la no-vida. Un gusto a sangre que envuelve todo el paseo nocturno entre focos por el jardín hasta desembocar en una pérgola neoclásica supurante de luz celestial. Se hace de día. Amanece. Los rayos dorados salvan a nuestros héroes. Planos de gente sin cabeza. Baldosas marrones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: