FUERZA VITAL

HANNAH ARENDT (Margarethe von Trotta, 2012)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 16, 2013

—-Jorge Núñez—-

Justo ayer estaba mirando aquella esquina de la calle en la que había unas personas hablando en bajo, murmurando muy grave. De sus bocas no se entendía el sonido sino que, en vez del audio, se veían unas formas gaseosas de color azul añil. Creaban pequeñas marañas y segundos después se desvanecían en el aire callejero. También estaba en casa yo al mismo tiempo, porque era un sueño. En el cine vi entre sueños la película “Hannah Arendt” y recuerdo especialmente un gran primer plano de ella fumando en el bosque, recordando seguramente a Heidegger. Después las cabezas han seguido en la pantalla de manera precisa y elegante. En toda la película había ese aire de moqueta y de gafas preciosas. Ahora oigo el trailer o fragmentos o algo así, en alemán, y resultan reveladores los cambios de textura y el golpeteo de la máquina de escribir. Ella, la máquina, tuvo la culpa de su importancia. Era el punto intermedio entre ella misma, lo que quería decir, lo que escribió, lo que deseó, lo que deseaba, lo que desea, lo que pensó. El gas añil tralarí tralaró tralará. La línea recta. Las cabinas de cristal que aparecen, en el juicio extraño, como todo en un dispositivo repetidor tipo al juicio –de nuevo- de “Alicia en el País de las Maravillas” con el grito mandato ¡Que le corten la cabeza! resonando en el gran cubo de madera marrón sobre-ante el que Hannah da su discurso en la universidad. Los elementos fogosos de una película soberbia entroncan con su racionalismo. Margarethe von Trotta marca unas directrices que tienen el aspecto del cine televisivo (del montaje invisible) y sobre ellas trae a primera línea ese primerísimo primer plano del principio del párrafo. Hay viajes, como en “My own private Idaho”, que no se ven en su trayecto ni tienen el mismo sentido que en la cinta de Van Sant, pero que en “Hannah Arendt” se tornan agresivos. La mezcla de choques culturales pronuncia la personalidad de Hannah. Esa. Es la película redonda, académica, rota, e incluso medida. Tomar la medida de hacer esta película, la cuál se solapa de manera peligrosamente pop con la Hannah que existió, aquella que fue su existencia. Una fina masa fílmica se ha infiltrado en la historia de la filosofía mundial para poner en imágenes, para siempre, un tramo de la vida de Hannah Arendt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: