FUERZA VITAL

WHITE HOUSE DOWN (Roland Emmerich, 2013)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on septiembre 20, 2013

—-Jorge Núñez—-

Flipocteante. La escribo aquí pero es un apéndice de otro ser, de otro texto, de otra película. Tampoco le voy a negar a “White House down” esa palabra. La película nueva de Emmerich es una revisión del mejor actioner sobrecogida por los cambios de tono y el tratamiento temporal del pastiche. Efectivamente no recuerdo cámara lenta. Lo que recuerdo, y ya añoro, son aquellos personajes carismáticos y estrambóticos nacidos en el centro de Europa con la anarquía tatuada en el brazo. Link a “Street Fighter” (Steven E. De Souza, 1994) y toda la filmografía de Steven. “Commando”, “Running man”, “Die hard”… La cuestión clave de un edificio rocambolesco y, como La Atlántida según los escritos de Platón, imposible de comprender en su totalidad relacionada con las partes. La Casa Blanca es un monstruo mutante, sin cámara lenta, que ofrece espectáculo por doquier. Afrontar un día en la casa del presidente como un día en un parque de atracciones porque ya Baudrillard decía que “lo demás”, osease lo cotidiano, está frente a nosotros para poder distinguirse de lo simulado. Era al revés. Obra maestra esta película.

Martin deja su bandera en casa y las derivas de preparación del Acto comienzan. Así, porque es una película que trabaja los paralelos y las acciones simultáneas, se describen eficazmente los bellos vuelos de las aves y de los helicópteros. El aleteo, en definitiva, que levanta una marejadilla frente a la estatua de Lincoln. En el estudio del montaje de las acciones simultáneas es donde Roland Emmerich se acuerda de John Badham en “Nick of time” (1995). Gente con traje que son los que tratan de realizar una gran acción muy contundente, en “White House Down” nuestro querido y antiguo amante de los videos, _________.

Somos todo superficie. Superficie dentro de superficie. Pliegues de capas. Pensamos en una película de Roland sobre Batman. La capa tomaría un protagonismo esencial. Los oscuros plegamientos ante esa luz del amanecer, cuando todo es magia, y se funde con el vapor de los callejones de Gotham mientras una niña se despierta porque es adicta a… la Casa Blanca. “White House down” tiene pulcritud fulgurante y simpatía, pilares de una película que gira sobre sí misma (intentos de huidas que se convierten en ofensivas a la vez que evasivas) hasta retorcerse en el terreno fértil (persecución de coches en círculos en el jardín presidencial) subrayando la barrera entre lo que ocurre dentro (la película) y los medios de comunicación (la pantalla y los malos). La guerra, explotar bombas atómicas, misiles teledirigidos, todo lo que se necesita para hablar de eso, precisamente eso. Los mercenarios preparan todo, hacen que arreglan algo, en una sala de Cine mientras imágenes bélicas de gran calado se postran sobre ellos mismos. Las metáforas de brocha gorda son marca de la casa Emmerich. Todavía recuerdo fervientemente cuando en “2012” la pareja discute, hablan de que algo les está separando y en esos momentos se abre una grieta en el suelo que les aleja el uno del otro. Bras bras bras chof!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: