FUERZA VITAL

ZIPI Y ZAPE Y EL CLUB DE LA CANICA (Oskar Santos, 2013)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on noviembre 15, 2013

—-Félix Pumares—-

Tal vez sea cosa de la edad. Pasan los años y uno ve diferentes rostros bajo la máscara de Batman, a diferentes actores encarnar a Clark Kent y Superman o a James Bond… Había visto imágenes estáticas de los nuevos Zipi y Zape, como si de viñetas de un tebeo se tratara, y no me convencían. No los comparaba con la película del 82 porque la tengo un poco olvidada. Pero con apenas tres segundos de los nuevos Zipi y Zape en movimiento, quedé convencido. No sé, tal vez tuviera buen día y si vuelvo a ver la película cambie de opinión (no sería la primera ni será la última vez).

Todavía sigo reflexionando sobre el tema. Tal vez nos acostumbramos rápidamente a esos cambios de rostro porque ya en las mismas viñetas los sufren; es decir, pasan diferentes dibujantes por las series, con diferentes estilos, y dibujan a los personajes a su manera. La cara de Peter Parker dibujada por Steve Ditko no es la misma que la que dibuja Erik Larsen, aunque se parezcan. El Superman de los inicios no es el mismo que puedes encontrar ahora en el kiosco. Las caras cambian, los trajes de los superhéroes cambian; incluso la propia psicología de los personajes. Maduran, evolucionan, sufren, mueren, resucitan…

Echemos un vistazo a la historia de Superman. En los primeros números era un superhombre que le tomaba el pelo a la policía (algo impensable teniendo en mente al personaje cuando lo interpretó Reeve), que no volaba, aunque era capaz de saltar rascacielos por encima. Pasaron los años y el traje cambió, aparecieron nuevos personajes secundarios que cambiaron la historia del personaje… En los 90 murió y resucitó…

¿Por qué es diferente con los personajes salidos de viñetas made in Spain? Porque, salvo excepciones, es siempre el mismo dibujante el que se encarga de dar forma a esos rostros, por lo que la imagen que permanece en nuestra memoria fotográfica no es tan variada y “admite” pocas variantes. Las variaciones físicas (y también las psicológicas) que suelen sufrir los personajes patrios, son mínimas a lo largo de los años. Y esto sucede incluso cuando son “negros” los que se encargan de dibujarlos, para que no se note que no se trata del dibujante habitual.

Tenemos marcada a fuego en las retinas la imagen de Mortadelo y Filemón, de SuperLópez, de Benito Boniato, de las hermanas Gilda…

Creo que hay otro factor que hizo que tragara con los nuevos Zipi y Zape: que no se pretendiera trasladar TODO EL UNIVERSO DEL TEBEO. Las versiones de Fesser y Bardem sí lo hicieron (no digo que fuera un fallo ni mucho menos). Se trasladó a la pantalla todo el universo viñetil: personajes principales, personajes secundarios, el tipo de humor (slapstick incluido), algunos chistes concretos, caracoles fumando, las arquitecturas, LO IMPOSIBLE… (realmente no estoy seguro si aparecen caracoles fumando o no en las versiones de Fesser y Bardem, pero podrían hacerlo perfectamente).

A Zipi y Zape los han transportado directamente del universo de las viñetas a nuestro universo real, no a un “universo cinematográfico viñetil” estanco, separado del nuestro, como es el caso del cartoon del Coyote y el Correcaminos, por poner otro ejemplo).

Zipi y Zape entran en nuestro mundo. Y por eso son más cercanos y su imagen no chirría, porque son tan “reales” como Rhett Butler, Manolito Gafotas, Travis Bickle, Rick Deckard, Martin Riggs, Indiana Jones, etc. Tan “reales” como nosotros, no sólo por tratarse de actores de carne y hueso, sino porque se opta por una representación naturalista de los personajes.

Y creo que va siendo hora de entrar en la película aunque, aparte de lo ya dicho arriba, poco más comentaré.

Zipi y Zape serán los que nos introduzcan en la película, mediante voz en off. El procedimiento de libro o tebeo que se abre también será utilizado. Para que los traviesos hermanos estén más cerca de nuestro mundo que del que les es propio, la primera vez que los vemos completos será en un autobús cuyo trayecto es “su tebeo hogar – la película”. Los conocemos en nuestro mundo, fuera del suyo. No se nos muestra su casa, no vemos a sus padres (y mucho menos a otros personajes secundarios); así es más fácil mostrarlos más reales, más cercanos.

Pronto conocemos a los villanos de la función, incluido un Javier Gutiérrez tuerto (Javi “el Tuerto”, Willy “el Tuerto”…).

Entran en el comedor del “colegio” y me viene a la mente el inmenso comedor de las pelis de Harry Potter. Esta reminiscencia también parece darse en los carteles promocionales de la película, que son una mezcla entre los de las películas del joven mago y los de Los Goonies (ya sabéis, ésa del tesoro de Willy “el Tuerto”). Esos carteles son una buena síntesis de la película: es una peli sobre los personajes de Escobar y realizada por alguien que fue niño en los 80 (por lo tanto tiene espíritu “guniesco” y referencias a otros títulos de los 80), pero sin olvidar a las nuevas generaciones “harrypoteresco-crepusculeras” como público potencial.

Un grupo de chavales consigue un mapa que supuestamente lleva a un tesoro. Así podríamos resumir tanto Zipi y Zape y el Club de la Canica como Los Goonies. Podríamos continuar con el juego de las semejanzas con Los Goonies (que si Microbio se asemeja a Mikey, etc.), pero también podemos rastrear otras influencias.

El personaje más rebelde de todos, Zape, es el más castigado del “colegio”. El visitante más asiduo del “cuarto de la meditación” (o algo así). Pero al llegar a este punto de la película, uno no piensa en el “cuarto de los ratones” del tebeo, sino en la “nevera” de La gran evasión que visita con frecuencia Steve McQueen. Pero no lo digo simplemente por el hecho de que le lleven a un cuarto de castigo, sino por el uso que se hace de ello, que se utiliza para crear una situación de humor por repetición.

(Una de sus visitas a ese “cuarto de la meditación” es consecuencia de su “pelea” en el comedor, semejante a peleas de comedor en películas cuyas historias se desarrollan en cárceles; peleas que suelen terminar con el aislamiento del protagonista, aunque en las pelis de cárceles ese castigo suele llevarse a cabo en lugares muy oscuros. Y otro dato a tener en cuenta: en los 80 se realizaron muchas pelis carcelarias).

He dicho que Zape es el más rebelde, pero no es el único travieso del “Club de la Canica”. Este grupo retrotrae al de los traviesos Parchís que aterr(or)izaron a finales de los 70 (hasta mediados de los 80). “El Club de la Canica” declara una guerra a los adultos, sus cuidadores (véase La guerra de los niños para comprender mejor lo que quiero decir). Pero en el bando enemigo también hay un niño, que será el blanco de una broma inspirada en Loca Academia de Policía 2 (no porque la vieron los niños de la peli y la imitaron, sino porque la vieron los guionistas, seguro).

http://youtu.be/jnVucVW6Vwg

“El Club de la Canica” tendrá que superar diferentes pruebas en su búsqueda del tesoro, que parecen ideadas, más que por el personaje de Álex Angulo, que parece que se ha escapado de Toys (Fabricando ilusiones), por el Jigsaw de la saga Saw.

Y seguro que me dejo alguna referencia por el camino (tengo la sensación de que se me escapa algo con El secreto de la pirámide…).

De todo lo que he escrito se podría deducir que es una película poco original. Puede ser, pero la previsibilidad (uno de los grandes males de las películas actuales), no se debe al juego referencial, sino al abuso de tópicos (personajes, lugares, situaciones). Aun así, la película me gustó. Me parece entretenida (juegos referenciales aparte). Y creo que también funcionó con el otro niño que había en la sala. Y si funcionó, al margen de su previsibilidad, no es por cuestión de suerte, sino de duro trabajo. Está currada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: