FUERZA VITAL

MY SON, MY SON, WHAT HAVE YE DONE (Werner Herzog, 2009)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on noviembre 20, 2013

—-Jorge Núñez—-

Ella-yo-él-tíu tío eh far rec en la orilla del orillo del río entre vegetación peruana encontramos esos cuerpos. Todos eran uno. Juntos formaban la Sagrada Trinidad. El número del demonio se multiplica entre fiebres y las avispas luchan contra las abejas. ¿Cómo decirte aquello a lo lejos? En una progresión que no es más que una pendiente acuosa. Los amigos murieron bajando a toda leche por el río de Perú. Decían una y otra vez que era su río, era su desafío. En él, en su interior, querían poner su bandera y ahora ya viven con él. Sus pedacitos recorren todos sus surcos. Se engarzan a las rocas y las algas. Las ramas secas les peinan sus cabellos dorados estadounidenses. Lo tenían ahí delante. Eso era. Así el recorrido se incorpora ante mí, Werner lo levanta y lo proyecta bajo el sol de las afueras de San Diego. Un pequeño teatro se levanta en medio de una calle. La acción sucede en una casa, la cuál se conecta frontalmente a otra. Los vecinos tomaban café y la espada no-griega derramó la materia negra. Brad ha cristalizado el AHORA. Vengo de la película, esa es mi dirección, aunque me temo que quiero pegar algún sorbo más antes de dejar este texto (leyendo-escribiendo). Las progresiones de riffs de guitarra me solapan mis teorías. Son los Hella los que suenan. Brad pidió una pizza, la devoró. Los desplazamientos que propone Herzog con sus momentos off (en paralelo) son el perro e tres cabezas formado por los flashbacks, la situación policial y los offs. La triada está servida para el que quiera. Se frota además con las incursiones sonoras, los añadidos superfluos de bandas de sonido, que crean otra línea fílmica que enriquece la película. En el momento de resolución no hay esa banda sonora añadida. ¿La imagen puede ser lo añadido o siempre se habla de música añadida solamente? Herzog añade imágenes. Los flamencos, el rosa pálido, y los planos del exterior de la casa. Ello hace una fisicidad lejana. Brad agita las cortinas cuando habla. Esa idea trasciende hasta mis ojos. El ocre de las cortinas me sostiene feliz, al igual que la puerta pintada del garaje. El paisaje pintado se pliega y de su base sale comunicación. Brad asoma su mano, Brad hace cosas. Está proponiendo continuamente su mundo y los demás se quedan parados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: