FUERZA VITAL

ESCAPE FROM TOMORROW (Randy Moore, 2013)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on marzo 14, 2014

—-Jorge Núñez—-

Desde allí es la huida hacia un cuento envenenado de hadas e instintos calentorros. Escape from tomorrow construye una ficción que acontece en los márgenes del buen gusto. Es una mezcla de típica película de escuela con las profundas obsesiones con La Familia Stupid o Pee-Wee Hermann. La aventura va enraizando desde el blanco y negro. Este blanco y negro no es más que para depurar todo homogéneamente: tanto las tomas en Disneyworld como las tomas de estudio con fondo falso. Así que esto me recuerda al doble beso de Vertigo (Hitchcock, 1958) y Body Double (De Palma, 1984). Alrededor de ese fragor se enrosca el momento fílmico hasta atrapar medianamente al espectador en un viaje enfermizo. No es enfermizo sino que todo pretende construir un viaje enfermizo. Es así por la fuerza. Demasiado forzado para que luego falte el aire. Película ahogada. Película no-fresca. Película que huele a cerrado. Sin apenas propuestas visuales alarmantes, todo transcurre con una normalidad de dejar ver lo que sucede. La obsesión del protagonista es la obsesión de la película por crear un ritmo en espiral, de menos a más, expuesto hacia el interior de la otra vida soñada. Es el país de los sueños y de las libertades empalagosas. Está aquello, está lo otro, está incluso lo de más allá. Pero no me refiero a tópicos. En realidad no sé de qué estoy hablando. El momento en el que se está curando el dedo del pie en el baño y entra el hombre en la silla de ruedas es una situación llena de espejos y de miradas. Esa funciona realmente. No hace falta poner ralentíes, ecos o efectos de imagen sórdidos. La acción, el escurrir el calcetín y el simple sonido de la silla de ruedas dan grima, con esa cara aprisionada con su cuello. La risa del gato que desaparece. Queda la risa. Quedan los paseos angustiosos por la casa de Robinson Crusoe. Las panorámicas del parque y sus atracciones que marean y crean un campo de repulsión hacia atrás. Flooooooooop! La marea vuelve a mí. Es el crujido del guión que ya no da más de sí. Como lo es totalmente innecesario el episodio rollo Willy Wonka o Mago de Oz dentro del testículo poligonal que es robot que es blanco que es Siemens que es Disney que eres tú que soy yo que guapa eres tú. Ocurre algo en la manipulación distante del imaginario de Disney que no está tan relacionado a ello sino que tiende más a lo mórbido de los cuentos de los hermanos Grimm. No es Disney puro sino que tiene aire nórdico, aire helado de vidriera. La vidriera no se parece en nada a la de la película Disney Sleeping Beauty. Es otra vidriera en colores marrones y azules, y con los bordes rugosos. No mires atrás. Es una película que intenta contar una cosa muy interesante, pero no dice nada jugoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: