FUERZA VITAL

CATWOMAN (Pitof, 2004)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on abril 21, 2014

—-Jorge Núñez—-

En el interior de la caligrafía publicitaria, que a su vez bebe de las últimas tendencias audiovisuales del Arte, se desenvuelve esta película-maraña. Ya en el siglo XXI, resaca Matrix, brillo cobrizos generados por ordenador y hechizantes miradas, la película dedicada a Catwoman es contundente. La trama es denunciante, se sumerge en la malsana producción de cosméticos donde la heroína en cuestión tiene que luchar para llevar el orden legal a Gotham. Está también el policía compinche, por supuesto. Están las vidrieras atravesadas por las figuras de la noche. Todo circula por entre y alrededor del apartamento, la oficina, la comisaría, el despacho malvado y su panorámica a la vida social ricachona. Todo esto viniendo de unos jeroglíficos egipcios que ya en el comienzo, y en una casita en medio de los rascacielos, subrayan la trascendencia de esa cadencia felina. La candencia de la música soul que ya estaba en los Batman de Tim Burton con las canciones de Prince. El alma, la reina-gata, el príncipe, en una alquimia importante para tener un corazón de teleserie entre presentación de personajes, dudas, acciones, conflictos, peleas, pelea final y campo abierto. En los ojos de Patience está ese skyline definitivo, justo antes de que caiga la primera gota de crema facial o de lluvia. Se configura mediante el esperpento, proviene del cómic, de lo dibujado en viñetas, de la lectura consumista con tramas que se prolongan al infinito. Capa de crema sobre joyas egipcias hacen la dureza extrema. La película es una celebración de esas tramas de las series de televisión de los 60: sencillas, con malos maliciosos, oscuras pero fuertemente iluminadas-rellenadas. Destellos de los labios rojos de Catwoman y el pelo platino de Sharon Stone (en un auto-papel) conjugan la masa fílmica que remueve Pitof una y otra vez. La película es pastosa, sin grumos, las paredes del vaso repelen bien la pasta. La gasa, al viento.

Cuando la encierran en la cárcel a Catwoman la rodea un muro de piedras apiladas formando una reticula uniforme. Es esquemática, totalmente básica, nombrando el concepto de cárcel. Es el aire feliz de la película. Entra el sol, el drama se va resolviendo, hay mucha maldad en la trama, pero la capacidad audiovisual exhala vigorosidad por hacer Cine. Cada pulsión es crujiente y sabrosa (véase el momento del coche Jaguar). La película no siente dolor superficial, el mármol la recubre, los dedos de diamante lo pulen suavemente: caricias de gato.

Finalmente la pasarela y el caminar. La acción y el lugar contextual que componen radicalmente Catwoman. Es un caminar hacia la noche, contoneando las caderas, en la superficie más desplegada, al aire libre, el destino de la nocturnidad en medio de una voces soul. No hay punto de fuga, ni ese destino de la línea anterior de este texto. Ella procede con sus acciones, abandona lo interno en su libertad. No será ni una heroína ni una asesina.

Tagged with: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: