FUERZA VITAL

THE DEVILS (Ken Russell, 1971)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on octubre 18, 2014

—-Jorge Núñez—-

El escenario de la serie televisiva Two and a half men está presente. Es de cuerpo presente. Charlie Sheen es adicto a los cuerpos presentes mientras en un plano paralelo está su sobrino leyendo una redacción ante su clase. Cuenta que comieron pizza y vieron tres películas de Austin Powers seguidas. Su padre se durmió con la tercera película de la saga. La relación entre estos espacios se da en la serie de manera natural y de ahí surgen relatos directos, aunque al mismo tiempo oníricos en cierto modo. Entro en The Devils, entro en una fortaleza jesuita con monjas ursulinas, entro en el vórtice de la peste, entro en la muerte negra, entro en la plaga dura. Ken Russell dirige un auténtico torbellino de presencias enroscadas en el ardiente deseo, mientras los cuerpos presentes de nuevo deambulan ocultos a través de mazmorras y capillas virtuales. El fondo es blanco y las líneas negras rectas. La arquitectura que construye ese lugar proyecta un esquematismo tembloroso, al filo de lo imaginado y no existente. Todo puede desaparecer en cualquier momento. El fuego final se retro-proyecta hacia el pasado y la monja (Vanessa Redgrave) se retuerce entre esa virtualidad de la que es presa, la misma que la incita a imaginar el tacto de Grandier (Oliver Reed). Su pecho, su carne, su sangre, recorriendo los lugares jugosos del amor.

Mediante un espejo siempre está presente, fuera de campo, el desierto de ningún lugar francés. La fortaleza está en medio y se erige como edificio suspendido entre la virtualidad y los cuerpos. De nuevo las presencias son esenciales aunque se ocultan tras máscaras, capirotes o antifaces. ¡Sacad los instrumentos de tortura! ¡Sacad los instrumentos para hacer una película! La fiesta traspasa la pantalla. Las llamas futuras nos lo cuentan. Ahí es cuando las visiones de la monja rebotan hacia dentro de sí y proponen un conflicto rebosante del que no hay escapatoria. No son alucinaciones, es la película. Los cuerpos presentes se chocan con la imagen, se frotan y se enrojecen. Ya hay erosión de materia. El humo negro invade a los cuerpos, por las fosas nasales, por las cuencas oculares, por las orejas, por el culo de Satán… cuerpos presentes apilados y ladrillos también, se levanta la cámara en una grúa y tras el montículo hay un camino blanco en fuga vertical. El estruendo atroz del crepitar del fuego, con los cuerpos presentes quemándose y azotándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: