FUERZA VITAL

AMITYVILLE 1992: IT’S ABOUT TIME (Tony Randel, 1992)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on octubre 22, 2014

—-Jorge Núñez—-

Fueron veinticinco días de rodaje. Fueron un eterno retorno. Desde que vi aquel siniestro reloj noté que algo raro iba a pasar. El rodaje parecía no acabarse nunca y los planteamientos cinematográficos se repetían una y otra vez. La imagen se desdobló como en un espejo roto. Todavía seguimos en el rodaje. Los días son un eterno retorno. (Testimonio de Damon Martin, actor que interpreta a Rusty Sterling en la película)

Las habitaciones fueron cambiando de aspecto y en ellas habitaban personas diferentes a nosotros, aunque una de ellas era yo mismo. En la conjunción de los planos es donde surge la idea de una película de terror que atañe a lo fotográfico de manera espasmódica. Ocurre en la chispa misma, en el roce y en la imposibilidad física de que se toquen científicamente los elementos entre ellos. Las imágenes se van sucediendo y en ellas sucede un aparecer extendido en el plano que es pantalla. Son imágenes del Cine que más que nunca hablan de la muerte, del embalsamamiento de las imágenes, de eso capturado y después reproducido. Las miradas se caen al vacío, las de ellos, porque la del espectador intenta devolver esa pérdida de horizonte frente a la película.

What do you do? Where do you go? What do you say? And how do you know I say? (Extraído de la letra de la canción Invisible de Bruce Hornsby)

La narración de Amityville 1992: It’s about time ocurre en el montaje. En la secuencia en la que está Lisa Sterling en su salón y se queda encerrada ocurre claramente. Ella golpea continuamente la puerta del salón pidiendo auxilio (eso lo vemos desde el interior del salón con ella visible) y por corte se pasa a un plano del hall, al otro lado de la puerta del salón, donde no se oye absolutamente nada. La narración cuenta que ella está en el mismo lugar pero en un espacio paralelo o alternativo. El corte nos hace viajar de un lugar a otro, y además vemos que no hay continuidad espacial entre los dos planos a pesar de que es un salto que comprendemos que es la misma casa. Ahí ocurre el terror, en ese corte, en ese tipo de planificación fílmica. No hay coherencia espacial lineal sino que ocurre ciencia-ficción y Lisa está atrapada en otra dimensión similar pero lejana a la otra. Después la película sigue y en la habitación de la madrastra entra alguien que no se ve, se mete en la cama con ella (ella piensa que es su hijastra pero está medio dormida y ni mira). Cuando estira el brazo para tocarla se da cuenta de que en su cama no hay nadie y está llena de una masa viscosa negra. Se levanta rápidamente y se coloca al lado de un póster de una fotografía en blanco y negro un poco movida. Esto atañe a la fotoimpresión de manera más dramática que Blow Up (Antonioni, 1966), en la que por el contrario el manejo de lo fotográfico es más literal en su uso para producir misterio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: