FUERZA VITAL

UN AMOUR DE BANQUIER (Ian Toynton, 1991)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on marzo 17, 2015

—-Jorge Núñez—-

En una de las historias de la película coral Historias de New York, Francis Ford Coppola propone una empalagosamente mágica fábula con una niña de protagonista. Hay un país mágico del que provienen personas interesantes. En esta película existe una volatilidad del mundo adulto. Está a punto de resquebrajarse. Se ve más claramente en Poli de guardería o Un padre en apuros, con Arnold Schwarzenegger destilando presencia desubicada. En la película del título de este texto el protagonista físico es Martin Sheen. Una serie de acciones se exhiben para provocar la comedia pero la película me acontece muy sosa, absolutamente oscura. Martin sufre las propuestas de la niña de una manera perezosa, agresiva, con una atmósfera televisiva y plana. No hay acierto en lo cómico. Quizás no existe ese contraste entre oficinas, despachos y casa, constraste que vendría bien a la disrupción que es objeto del filme. Aquí es donde el realismo social. La niña y el canguro no se gustan, ahí surge lo que es, es lo que es. Tiene que ordenar la habitación, prácticas de piano, los deberes, hacer la cena… La película es una espiral constreñida.

Lo siento pero no sé hilar los pensamientos de forma que construyan algo correlativo, acumulativo o sustractivo. Están en París, pero no al principio de la película estaban en Estados Unidos. Curiosamente me he perdido el cambio de lugar. En medio hay un océano. Martin hace de canguro, labores de la casa… a su manera. Una horribilidad fatal. Y es que estoy viendo una y otra vez esa iluminación académica, sin sorpresas. La noche cae y la luz es tan azul como el azul del televisor. Me distraigo viendo la nuca afeitada de Najwa Nimri con la palabra VOID en la portada de Salto al vacío. En Un amour de banquier suena mucho el piano. Este instrumento es el vampiro de la comedia, comedy sucker, hasta dejarle sin gota de gracia, aunque durante la extracción la gracia no la he disfrutado. Osea que la chupa y la oculta, se la queda para él, es el piano vampiro empachado de comedia pero como no es generoso pues no disfruto la comedia. Acaba convirtiéndose en una especie de monstruo encorvado con gomina en el pelo que se oculta tras la fina oscuridad de la casa de ella. Terror azul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: