FUERZA VITAL

THE BIRTHDAY (Eugenio Mira, 2004)

Posted in Comentarios de pelis by fuerzavital on mayo 8, 2015

—-Jorge Núñez—-

Últimamente veo muchas películas y me quedo dormido durante algunas zonas de ellas. Dormir viendo pelis me encanta, aunque luego lo pienso y me enfada. No sé, supongo que es la sociedad que me oprime. Yo quiero ver las películas así. Algunas me han dado mucho terror, mucha extrañeza, un fuerte escalofrío. Recuerdo que estábamos viendo Stellet licht – Luz silenciosa (Carlos Reygadas, 2007), yo me dormí durante la película y me desperté con mucho miedo y asustado por el final de la película, oyendo también la exclamación de Rosa, con quién estaba viendo la película. No he vuelto a ver esta película de Reygadas, uno de mis directores favoritos. Ayer me pasó con The birthday. Es la ópera prima de Eugenio Mira y está protagonizada por Corey Feldman en el papel de Norman Forrester. La película comenzó, y notaba un ambiente muy histriónico, venido de Jerry Lewis, encontrado con Four rooms y los años 90, Lost highway, Eraser Head y encima ambiente a finales de los 80. No tiene medida. Es un ejercicio de estilo que se encuentra con un tour de force de extravagancia por parte de Eugenio Mira. Los ascensores que tarda en cerrarse y el audio que engendra en sí mismo el mal y el misterio. Escuché más que vi la película. Transcurre en un hotel y ella misma es un edificio compuesto por audio y vídeo y miles de elementos más que se enredan entre esos dos rieles. El día del nacimiento en el que el espacio queda absolutamente incrustado en el Cine, sin poder contar la película fuera de ella ya que la trama no existe como tal. Todo es un ser. Esta mañana la he vuelto a ver. La recordaba de anoche, pero no vi la mitad, y esta mañana había fragmentos que ya los había visto pero otros no han aparecido. The birthday dura 96 minutos pero no sé cómo ocurren. Se hace eterna pero me he perdido gran parte de su metraje contado objetivamente. Estar dentro de la cabeza de Norman Forrester, sus 117 minutos, los 96 para la máquina, mis no sé qué de tiempo que se escurre mantequilloso. Se abre el ascensor y de su interior surge un fuerte chorro de mantequilla blanda. Al cabo de un momento se solidifica y es esponjosa. En su superficie se ven las pisadas de Norman y así se podrá disfrutar del recorrido que ha hecho por el hotel que una semana más tarde derrumbarán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: